12 mars 2012 Commentaires fermés

Lobo viejo IV

El agua de la garganta bajo el puente era como de plomo fundido, y bajaba rompiéndose contra los peñascos redondeados con fragoroso poder. No bien atravesado el río, con el puente aún a tiro de  piedra, una ventisca furiosa, y que parecía constreñida en el bosque, empezó a atizar las copas de los pinos seculares con tal fuerza, que estos así agitados – parecía – no tardarían en dejarse arrancar ese cuajo y elevarse suspendido sobre las montañas. La tarde languidecía. Poco después el viento, tan súbitamente como había aparecido, se calmó y era el silencio de los umbríos parajes el que no cejaba de oírse. Atemorizado el adolescente, en la inseguridad de su cabalgadura, oteaba las profundidades del bosque sorprendiendo,   en cada brillo,  en cana reflejo,  los ojos reflectantes del lobo.

Los jirones de la tarde fueron diluyéndose en los contornos, y a mitad de media legua, del tajo entre rocas que hacía de cañada para el valle alto, era noche cerrada.  Soplaba el viento helado de diciembre. El chico se dirigía ahora en el bosque con su vago instinto, porque ocupado en contener a la mula cada vez más excitada, había perdido el sendero.

Lobo viejo IV dans Eborja NATI2-150x150 Natividad Gutierrez

Les commentaires sont fermés.

LES PEINTURES ACRYLIQUES DE... |
ma passion la peinture |
Tom et Louisa |
Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus | L'oiseau jongleur et les oi...
| les tableaux de marie
| création